Skip to Content

Abriendo caminos

Publicado: 25 / 04
Categoría: Fútbol

Abriendo caminos

Publicado: 25 / 04
Categoría: Fútbol

La árbitra francesa Stéphanie Frappart acaba de lograr un hecho inédito al convertirse en la primera colegiada que dará el pitido inicial en un partido de la Ligue 1 –máxima categoría del fútbol galo–,  que protagonizarán Amiens-Estrasburgo.

Lenders Magazine - Stephanie Frappart 1

No es casual el tiempo y espacio que suscitó este acontecimiento. La fecha escogida por la Federación Francesa de Fútbol (FFF) tiene que ver con la preparación para el Mundial femenino que se vivirá en este mismo país, cuyo comienzo está pactado para el 7 de junio.

Frappart será una de las 27 mujeres que se vestirán de negro en la máxima cita del fútbol femenino. Su sabiduría con las tarjetas y el disciplinamiento en el comportamiento del juego la catapultó a vivir su primera experiencia internacional en 2015, donde impartió justicia en el Mundial que se desarrolló en Canadá, y un año después disfrutó de la fiesta de los Juegos Olímpicos en Brasil. Y, como si esto no bastara, tuvo la responsabilidad de dirigir la final del Sub-20 femenino en la que Japón se quedó con el trofeo tras vencer a España.

A partir de ahora, su exponencial crecimiento en el mundo del arbitraje femenino y la viralización de su rostro por los principales medios especializados deberá actuar como un “tsunami” entre sus compañeras, alentándolas a seguir el mismo camino. Desde su arribo a la segunda división del fútbol galo hace menos de cinco años –donde suma 76 partidos partiendo desde el círculo central–, su carrera como profesional ha crecido a pasos agigantados.

Entre líneas, la joven de 34 años no se conforma con los objetivos alcanzados, sino que busca un crecimiento constante. Tanto para ella como para sus pares.

En el modesto Estadio de la Licorne, ubicado en el norte de Francia, con capacidad para un poco más de 12 mil espectadores y hogar del Amiens Sporting Club Football, se vivirá un hecho inédito para el fútbol femenino que quedará grabado para siempre.